Pastillas para el acné naturales

El acné puede atacar a cualquier edad aunque es más común entre los adolescentes y algunas veces en mujeres cerca de la menopausia.

El acné emerge en tiempos de desequilibrio hormonal. Cuando las glándulas producen más grasa de lo normal, los poros de la piel se obstruyen, lo que permite que las bacterias se reproduzcan.

Las espinillas aparecen con formas y profundidades diferentes, incluyendo puntos blancos, quistes y nódulos.

Si buscas tratamientos naturales a base de vitaminas y minerales vamos a nombrarte los más importantes.

Vitamina A.

La vitamina A es un posible remedio natural para el acné pero debes asegurarte de que lo tomas de la manera correcta.

Los suplementos orales de vitamina A no funcionan igual que la vitamina A tópica, de hecho, hay que tener cuidado con el suplemento ya que puede provocar más daños que beneficios.

Debido a que la vitamina A es soluble en grasa, se acumula en el cuerpo y una ingesta elevada de más de 10.000 unidades internacionales (UI) puede ser tóxica.

Esto es especialmente cierto durante el embarazo, por lo que las mujeres que planean quedar embarazadas deben consultar con su médico antes de comenzar cualquier suplemento.

Sin embargo, la vitamina A en forma tópica puede ayudar a eliminar el acné. La mayoría de las formulaciones tópicas alteran químicamente esta vitamina para convertirla en un retinoide que se aplica en la piel.

De acuerdo con la Clínica Mayo, los retinoides son el tratamiento más efectivo contra el acné debido a su capacidad para regenerar y curar la piel rápidamente, así podrás recuperar una piel fresca rápidamente.

También debilita la protección UV natural de la piel por lo que las personas que usen retinoides deben tener cuidado y evitar la exposición prolongada al sol y usar protector solar.

Zinc.

El zinc es un mineral que también puede mejorar el acné. Puedes tomarlo como suplemento oral o como tratamiento tópico.

Una revisión reciente de estudios sobre el tema demostró que el zinc puede disminuir la producción de grasa en la piel y proteger contra infecciones bacterianas e inflamaciones (2).

Sólo necesitas pequeñas cantidades de zinc en tu cuerpo. Los expertos recomiendan en adultos de 8 a 11 miligramos al día.

Existe cierta evidencia de que una dosis relativamente segura de 30 mg puede ayudar a tratar el acné pero cantidades mayores de zinc pueden ser perjudiciales (3).

Algunas personas han indicado que enfermaron por consumir demasiado zinc. Además, la ingesta excesiva de zinc puede provocar una deficiencia de cobre (4).

Las lociones tópicas que contienen zinc también pueden mejorar el acné. Un estudio demostró que la aplicación de una loción al 1,2% de acetato de zinc y 4% de eritromicina mejoraba significativamente la piel (5).

El zinc es un nutriente esencial que es importante para el crecimiento celular, la producción de hormonas, el metabolismo y la función inmunológica.

Los estudios demuestran que las personas con acné tienden a tener niveles más bajos de zinc en la sangre que aquellas con piel clara (5).

Varios estudios han demostrado que tomar zinc oralmente ayuda a reducir el acné.

En un estudio, 48 pacientes con acné tomaron suplementos orales de zinc tres veces al día. Después de ocho semanas, 38 pacientes experimentaron una reducción del 80-100% del acné (6).

Como hemos comentado anteriormente, varios estudios han demostrado una reducción significativa del acné con dosis de 30-45 mg de zinc elemental al día (7, 8, 9).

Cuando hablamos de zinc elemental nos referimos a la cantidad de zinc que está presente en el compuesto. El zinc está disponible en muchas formas y cada una contiene una cantidad diferente de zinc elemental.

El óxido de zinc contiene la mayor cantidad de zinc elemental: un 80%.

El límite superior seguro recomendado de zinc es de 40 mg al día por lo que, probablemente, es mejor no exceder esa cantidad a menos que estemos bajo la supervisión de un médico.

Tomar demasiado zinc puede causar efectos adversos como dolor de estómago e irritación intestinal.

Aceite de árbol de té.

El aceite del árbol del té funciona reduciendo la inflamación que se asocia con el acné. Este estudio demostró que el aceite de árbol del té por vía tópica redujo los síntomas en participantes con acné leve-moderado.

El aceite de árbol del té forma parte de muchos productos para el cuidado de la piel, como limpiadores y tónicos. También puede utilizarse el aceite esencial de árbol de té como tratamiento localizado.

Debemos diluir el aceite esencial de árbol de té con un aceite portador antes de utilizarlo. Los aceites portadores más conocidos son el de coco, jojoba y oliva. La regla general es agregar aproximadamente 12 gotas de aceite portador a cada una o dos gotas de aceite esencial.

También es importante hacer una prueba en la piel antes de usar el aceite esencial de árbol de té diluido. Sólo debes aplicar el aceite diluido en tu antebrazo.

Si no experimentas ninguna irritación o inflamación a las 24 horas, será seguro aplicarlo en otras partes del cuerpo.

Es bien conocido por su capacidad para combatir las bacterias y reducir la inflamación de la piel (1).

También produjo menos efectos adversos como sequedad, irritación y ardor, en comparación con el peróxido de benzoilo.

Álfa hidroxiácidos.

Los alfa hidroxiácidos son ácidos vegetales derivados principalmente de frutas cítricas. Los alfa hidroxiácidos pueden ayudar a eliminar el exceso de células muertas de la piel que obstruyen los poros.

Como beneficio adicional, los alfa hidroxiácidos pueden ayudar a minimizar la aparición de cicatrices de acné.

Los alfa hidroxiácidos se pueden encontrar en muchas máscaras y cremas. Al igual que con los retinoides, los alfa hidroxiácidos pueden aumentar la sensibilidad al sol de nuestra piel. Siempre debes usar protector solar cuando utilices productos con alfa hidroxiácidos.

Pastillas naturales para el acne

Té verde.

El té verde es conocido por disminuir la inflamación en el cuerpo. Lo recomendable es tomar unas cuantas tazas al día además de mantener un buen cuidado de la piel.

Las lociones y los geles que contienen al menos un 2% de extracto de té verde pueden ser beneficiosos.

Vinagre de manzana.

El vinagre de manzana se obtiene fermentando la sidra de manzana, o el zumo sin filtrar de manzanas prensadas.

Al igual que otros vinagres, es conocido por su capacidad para combatir muchos tipos de bacterias y virus (23).

El vinagre de manzana contiene varios ácidos orgánicos que se han demostrado que matan a P. acnes (45).

En particular, se ha demostrado que el ácido succínico suprime la inflamación causada por P. acnes, lo que puede prevenir la cicatrización (6).

Además, se ha demostrado que el ácido láctico mejora la apariencia de las cicatrices del acné (78).

El vinagre de manzana también puede ayudar a secar el exceso de grasa que provoca el acné en primer lugar.

Aceite de pescado.

Los ácidos grasos omega-3 son grasas muy saludables que aportan muchos beneficios para la salud .

Debes conseguir estas grasas a través de tu dieta pero ciertas investigaciones demuestran que la mayoría de las personas que siguen una dieta occidental estándar no consumen lo suficiente (9).

Los aceites de pescado contienen dos tipos principales de ácidos grasos omega-3: ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA).

El EPA beneficia a la piel de muchas formas, incluida la gestión de la producción de grasa, el mantenimiento de una hidratación adecuada y la prevención del acné (10).

Se ha demostrado que elevados niveles de EPA y DHA reducen los factores inflamatorios, lo que puede disminuir el riesgo de acné (11).

En un estudio, 45 personas con acné tomaron suplementos ricos en ácidos grasos omega-3 que aportaban EPA y DHA diariamente. Tras 10 semanas, el acné se redujo significativamente (12).

No existe una ingesta diaria recomendada de ácidos grasos omega-3 pero la mayoría de expertos indican que los adultos sanos deberían tomar un mínimo de 250-500 mg de EPA y DHA combinados diariamente.

También se pueden conseguir ácidos grasos omega-3 tomando salmón, sardinas, anchoas, nueces, semillas de chía y semillas de lino molidas.

Cómo tratar el acné hormonal de forma natural.

Ya te hemos contado cuáles son las mejores pastillas para el acné naturales, además de otros productos por vía tópica.

Con ello, esperamos que haya quedado claro que existen varias alternativas para eliminar el acné hormonal leve a través de suplementos herbales, vitaminas y minerales.

Compártelo para que tus amigos se enteren.
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin